Un día para estar orgulloso

Hoy es el día de dar las gracias a todos y a todas las que lucharon para que la homosexualidad dejara de ser tratada como una enfermedad, para que dejásemos de ser delincuentes simplemente por ser. Por aquellos y aquellas que dieron y dan su vida, su libertad.

Gracias a todos hoy no debo esconder mi sexualidad, gracias a todos puedo ser marido y padre.

Gracias.

Hoy es el día para luchar. Por los que murieron en Orlando. Por los asesinados  por fanatismos. Por los torturados en Chechenia. Por los que son ilegales en sus países. Por los que son agredidos por sentirse orgullosos de lo que son. Por los que no solo pueden esconderse y sufrir.

Por todos luchamos.

ORGULLO

 

Foto: Peter Hershey

Héroes

Usamos el concepto héroe con mucha facilidad. Y no hablaré de los héroes semidioses de la mitología clásica, ni de los superhéroes de cómic.
Llamamos héroe a quien supera una enfermedad, yo lo llamaría superviviente. Llamamos héroes a quien sobrevive o mueren en momentos terribles, yo los llamaría víctimas. Llamamos héroes a gente que lo que hace es sobrevivir en condiciones adversas, yo lo llamaría luchador.
Para mí un héroe es Ignacio Echeverría, quien pudiendo escapar y recordar el momento como el mayor susto de su vida, corrió hacia uno de los terroristas que el pasado sábado atacó en Londres, patinete en mano, para intentar ayudar a un desconocido. Ignacio murió salvando un desconocido, eso es un héroe. Como lo son Kirsty Boden o Sara Zelenak, ambas australianas, que también murieron el sábado intentando auxiliar a las personas que habían sido atacadas.
Mi más humilde y sincero respeto hacia ellos tres. Mis mas sinceras condolencias a sus familias.