Recuerdo el momento

Recuerdo el momento.

La llevaba otro soldado, me contaron que era una cámara. Tuve miedo, pensé que haría un fuerte ruido. Recodarlo ahora me provoca una sonrisa algo triste.

La noche había sido resplandeciente, el cielo estuvo plagado de ráfagas de luz. Eran bombas, nos contaron, cada vez más cercanas. Como un relámpago, tras el fogonazo, un estruendo, cada vez más intenso. Después llegó el silencio y, por la mañana, camiones con soldados que hablaban un idioma que no entendíamos, alguien nos contó que eran liberadores.

Ese alguien era padre. Tengo una imagen borrosa de él, construida a partir de las dos fotos que conservamos, la de la boda con madre y otra en uniforme. Liberadores fue la última palabra que recuerdo salida de sus labios. Luego, se lo llevaron.

Estábamos en nuestro dormitorio, mamá lloraba. Yo la abrazaba. En el patio oí ruidos, entreabrí las tablillas de la persiana. Padre y varios de sus amigos estaban contra la pared con los ojos vendados, en el otro lado, los liberadores. Dijeron tres palabras y un fuerte ruido me hizo caer al suelo.

“Ahora eres libre”, le contaba ese soldado a mi hermana mientras abandonábamos la casa. Madre no estaba, se quedó llorando para siempre en esa habitación.

Relato publicado en la iniciativa photocall para la foto 13062014.

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *