Cuentos crecientes: El caso de la anciana del bosque 5/5

Aún no entiendo como los servicios sociales no metieron mano en el asunto. Bueno, también hay que tener en cuenta que, cuando se produjeron los hechos, al concepto de “servicios sociales” le quedaba algún siglo para existir. Llamémosle, pues, piedad, sentido común… La hija de esa mujer, hoy en día, se las tendría que ver con la justicia. Suerte tuvo de la época en la que le tocó vivir. ¡Mala hija!

No es justificable tener a una mujer mayor y enferma viviendo sola en una casita perdida en medio de un bosque. ¿Qué pasa si se cae cuando va al baño? Si se atraganta y se queda sin aliento, ¿quien le hace la maniobra de Heimlich? ¿La pobre niña pequeña que va a llevarle la comida? Yo a esto lo llamo maltrato hacia la tercera edad. Y, vamos, ¡me atrevo a decir que también es explotación infantil!

Tengamos en cuenta otro dato que justifica esta situación de total desatención. Hoy intentamos explicar a los mayores del riesgo de abrir la puerta a desconocidos: falsas revisiones del gas, desconocidos que te dan a oler colonia y te desmayas… Y a la pobre anciana, que seguramente tampoco estaba bien de la vista, nadie le dice que vigile si el que llama a la puerta es un lobo. ¿¡Qué no va el animal y se la zampa de un bocado!?

Ya que estamos en ello, pongamos énfasis en otro dato clave. ¿Donde está la policía cuando se la necesita? Es un pobre leñador que tiene que arreglarlo todo. Aunque bueno, nunca me ha quedado claro como llega el leñador a la casa de la anciana y se da cuenta de todo el pastel. Hay algo raro aquí también. ¿Qué hacía allí? Pero no nos desviemos. ¿Y la policía? ¿La seguridad del bosque debe depender de la vigilancia privada o de patrullas ciudadanas? ¡Vamos!

Por suerte, el caso acabó bien. El asesino carnívoro fue liquidado. Abuela y nieta están a salvo. Y el jurado declaró inocente de animalicido al pobre leñador. ¿Pero ustedes saben si la abuela siguió viviendo sola a expensas que su nieta le llevara la comida? ¿¡Qué pasa, no había más lobos en el bosque!?

 

La versión oficial: Caperucita Roja

0 Cuentos Crecientes

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *